jueves, mayo 29, 2008

Versos

Hace un tiempo, a mi abuela Hilda, que con sus años conserva una buena memoria, la palabra "locomotora" le trajo a la mente estos versos que recitó con exactitud:

–¡Alto el tren! –Parar no puede.
–¿Ese tren a dónde va?
–Por el mundo caminando
en busca del ideal.
–¿Cómo se llama? –Progreso.
–¿Quién va en él? –La humanidad.
–¿Quién lo dirige? –Dios mismo.
–¿Cuándo parará? –Jamás.

No me podía indicar el nombre del autor, no por olvido sino porque nunca lo supo. Yo quise averiguarlo y, en casa, a partir de algunas palabras que había retenido, googleé el poema. Se titula "El tren eterno". Primero encontré que era obra de Campoamor; pero no sin razón desconfié de esa respuesta inicial y, con poca indagación más, descubrí que el autor fue en realidad Manuel de la Revilla (cuyo libro Dudas y tristezas prologó Campoamor).

Bueno, la cuestión es que, una vez leído, y pese a que yo, a diferencia de mi abuela, no creo en nada de lo que él mienta –salvo quizá en los trenes–, el poema se me quedó grabado. Cada tanto lo repito para mí y compruebo con gusto que lo sigo recordando. No sé si espero convencerme de algo a fuerza de repeticiones o si en el fondo ya creo en la humanidad, en el progreso, en Dios, y por eso lo repito.

9 comentarios:

Elizalde dijo...

First! Aaah ree (?)
Siempre me sorprende la capacidad que tienen las abuelas para recitar poemas que quizás aprendieron hace 60, 70 u 80 años, y con una perfecta perfección. Fue, quizás en 5to grado, que a mí ya me empezaron a decir "Sabé de qué se trata y listo..."
Te veo como un esperanzado teófilo humanista, eh?

Tony Ganem dijo...

Lo único que recuerdo de mi abuela es: "nunca uses aparatos para tus dientes, te quedan bien así, salidos" De verdad, eh. Lo malo de tener padres muy mayores es que tuve muy poco tiempo para disfrutar de mi abu, jue...digo, esnif.

cuti dijo...

qué raro que al tren del progreso lo dirija Dios... como para no desconfiar.

Nico dijo...

Elizalde: ¿Seguro que me estás viendo a mí?

Tony: Lamento que haya sido así. Es feo ver que hay gente que las tiene cerca un buen tiempo y sin embargo no las llega a valorar.

Cuti: Ciertamente. Un tren de cuyo maquinista no vemos señales...

ele de lauk dijo...

Nico , increíble el poder de los medios . Su Martin Fierro me acercó a su blog . Lo va a ir a recibir?
Mi abuela recitaba lo mismo ! Y me hace pensar en ella con delantal blanco y el orgullo y la certeza del progreso . Pobres nosotros , no? Tan poco en qué creer ...

Nico dijo...

¿Los mismos versos recitaba? Mire ud. Y sí, las verdad es que a veces me dan unas ganas de creer...
Bienvenida por acá, Ele.

Carpe diem dijo...

El asunto es que jamás lo olvidará. En su cerebro ese tren nunca parará... bueno, hasta que pare su cerebro (quizás).

Inmer Garrido dijo...

Hola, te paso igual que a mi, y ya me resolviste mi duda :D... mi abuela me lo recitaba de pequeña y hoy en dia lo sigo recordando y estaba tratando de encontrar algo acerca del poema cuando di con tu blog...graciasss

Reyes Pascual dijo...

Hola, he encontrado tu página haciendo lo mismo que tu, hoy me he acordado del poema que recitaba mi abuelo (yo lo llamaba iaio)y que de tanto oírlo se me quedo grabado en la memoria, no sabia de quien era,ahora gracias a ti, ya lo sé :)
Mi abuelo al recitarlo cambiaba lo de Dios por "él mismo", de hecho, yo creía que era así el poema, me ha chocado un poco leer progreso y Dios en la misma poesía.
Gracias por la información.
Un saludo